Noticias

Miércoles, 24 Febrero 2021 10:48

"No hay vacunas perfectas, pero pueden detener una pandemia" Iris Cazali, infectóloga. Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
"Las vacunas SÍ pueden detener una pandemia y eso quedó demostrado en las grandes epidemias como la de  sarampión" Iris Cazali. "Las vacunas SÍ pueden detener una pandemia y eso quedó demostrado en las grandes epidemias como la de sarampión" Iris Cazali. Fotogafía: AGN

 El pasado 19 de febrero, la jefa de Infectología de adultos y nosocomiales del Hospital Roosevelt, Dra. Iris Cazali dictó para la comunidad universitaria y público en general, la conferencia: “Características del SARS-COV-2, mecanismos de transmisión y protocolos de prevención”, a través de un evento organizado por el Programa de Investigación Interdisciplinaria en Salud, de la Dirección General de Investigación de la Universidad de San Carlos.  

Durante la conferencia, la especialista abordó temas puntuales relacionados a la situación que atraviesa nuestro país debido a la pandemia por el COVID-19  y las principales dudas que han surgido en entre la población en  temas específicos como la vacunación y el regreso a las actividades presenciales.

Cazali explicó que,  tomando como referencia la gravedad de la pandemia en el hemisferio norte donde tienen un mejor sistema de salud, recursos, diagnóstico y condiciones de vida,  al inicio de la pandemia,  los médicos guatemaltecos no tenían expectativas optimistas sobre la situación que podría enfrentar Guatemala: “Considerábamos que la mortalidad iba a ser terrible y dadas las circunstancias, han surgido varias hipótesis de por qué nos fue mejor de lo esperado;  una de ellas planteaba al grupo sanguíneo “O” como protector ante el virus; no obstante, a la fecha algunos estudios en Europa han demostrado que en realidad, no existe diferencia estadísticamente significativa;  sin embargo, podría ser que exista una variante entre el grupo “O”, que sea protector, o podría descubrirse  una variante en otro grupo sanguíneo que sea un factor de riesgo, pero todo esto es algo que continúa en investigación”.

Otro punto que ha llamado la atención de los médicos, es la hipótesis propuesta por la científica guatemalteca Carolina Barillas, que sugiere que la vacunación de BCG, del hemisferio norte y hemisferio sur, ha podido representar una diferencia frente al COVID-19: “Efectivamente, estudios epidemiológicos estadísticos encontraron que en Europa del Este que en la primera ola le fue mucho mejor que a la del Oeste, no habían dejado de aplicar la vacuna BCG; nosotros en América Latina tampoco hemos dejado de poner esta vacuna; de allí entonces han surgido otras ideas para seguir investigando y aplicando este tratamiento” afirmó.

La especialista también compartió que existen hipótesis que sugieren una relación entre vitamina D y COVID 19: “Un estudio en Sevilla encontró que las personas con bajos niveles de vitamina D, presentaron un cuadro de COVID más severo; en otro estudio se le administró a los pacientes vitamina D, con lo cual se observó mejor respuesta ante la enfermedad; sin embargo, hay que recordar que estos son estudios observacionales y cortos, por lo que necesitan más tiempo”, enfatizó.

Reiteró que la segunda ola de COVID-19 en Guatemala, puede calificarse como “benévola”, frente a lo que los médicos esperaban luego de las reuniones de fin de año, y en torno a lo cual la comunidad médica maneja diversas opiniones: “ En lo personal, a mí me parece que la mascarilla que fue obligatoria desde el principio en nuestro país pudo haber sido, de alguna manera, nuestra vacuna, pues algunas propuestas indican que el uso de la mascarilla ha permitido que estemos recibiendo micro-dosis que nos va haciendo en cierta forma, inmunes; es una propuesta de algunos científicos al igual que la de la BCG, la vitamina D del sol, en fin, hay muchas variables que valdrá la pena evaluar a futuro”.

En cuanto al tema de la presencialidad, la experta indicó que los síntomas no han cambiado y se deben tener en muy en cuenta en los centros de trabajo para evitar los contagios. “Cualquier persona que presente síntomas debe ser aislada del grupo inmediatamente, solicitar prueba de COVID-19 e informar el resultado”.  Recordó que son medidas importantes la ventilación de los espacios, horarios escalonados, distanciamiento adecuado, uso de mascarilla y lavado de manos; además señaló a las cafeterías como uno de los principales focos de contagio en los centros laborales.

Tratamientos y Vacunas

Según datos proporcionados por la especialista durante su exposición, hasta el 18 de febrero existían 24 tratamientos para COVID-19 en busca de la efectividad y seguridad, los cuales se dividen en seis grandes grupos, desde los aprobados por la FDA, hasta los considerados pseudociencia o fraude.

“Existe un grupo llamado de evidencia prometedora, lo cual significa que tenemos evidencia de que un tratamiento funciona, pero necesitamos más investigación, en este grupo podemos mencionar al Remdesivir , o la Dexametasona que estamos usando ampliamente,  otros como la Ivermectina por ejemplo, están en el grupo de evidencia tentativa o confusa, ya que han dado resultados prometedores en células o animales, pero deben ser confirmados en personas, necesitan estudios más amplios y rigurosos”  explica la científica.

Un dato importante es que entre los tratamientos que se encuentran el grupo no prometedor, es decir, que existe evidencia de que no funcionan para combatir el COVID-19, están la Hidroxicloroquina,  Cloroquina, Lopinavir y Ritonavir; mientras que el uso de cloro tomado, luz UV y plata coloidal han sido clasificados como fraudes y peligrosos para la salud.

En cuanto a las vacunas, Cazali explica que éstas deben pasar por un proceso de tres fases, antes de ser autorizadas y aprobadas: “Los objetivos de toda vacuna son SEGURIDAD  y EFICACIA ,  que me proteja de enfermedad e infección; estamos infectados cuando tenemos el virus en la nariz; estamos enfermos cuando ya presentamos los síntomas” apunta. 

“Cuando se dice que el proceso de investigación y producción de vacuna fue muy rápido, hay que entender que se trabajó sobre las mismas plataformas utilizadas para producir vacunas contra SARS-1, EBOLA, ZIKA y fue todo ese camino recorrido lo que permitió desarrollar la vacuna contra el SARS-COV-2 en menor tiempo”

La científica fue categórica al afirmar: “Quiero dejar claro que NO hay una vacuna perfecta, pero lo que está comprobado científicamente es que las vacunas SÍ pueden detener una pandemia y eso quedó demostrado con la viruela y en  grandes epidemias como la de sarampión”.

 Según explica, las vacunas nos llevan a la inmunidad de rebaño, lo cual significa que suficientes personas han desarrollado inmunidad a una enfermedad infecciosa y el riesgo de transmisión comunitaria se reduce significativamente o se elimina.

 “Esto es un trabajo de equipo, es un escenario donde todos somos co-partícipes;  en el Hospital Roosevelt estamos preparados ya con un plan para la vacunación, les pido que no escuchen todas esas fake news que llenan de temor a las personas; esperamos  que cuando la vacuna venga estemos claros que SÍ la queremos, pero para decir sí, tenemos que dar capacitación e informar: ¿qué son las vacunas?, ¿qué beneficios que tiene? ¿por qué me debo vacunar?, pero, afortunadamente el número de personas que quiere la vacuna, está incrementando cada día y eso es muy importante para que juntos detengamos esta transmisión”, concluyó.

 

 

 

 

Visto 4778 veces Modificado por última vez en Miércoles, 24 Febrero 2021 15:05
Bárbara Argüello

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Búsqueda en el sito

Eventos

No events

Calendario de Eventos Digi-Usac

<<  <  Noviembre 2021  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
2930